En esta sociedad que vive a ritmo vertiginoso propongo una apuesta por la ‘slow fashion’:
– Colecciones limitadas con solo veinte unidades de cada diseño.
– Modelos realizados a medida con tejidos cuidadosamente seleccionados en España y en mis viajes por el mundo.

 

Apuesto por piezas asimétricas. Son una forma de representar:
Nuestra variedad de matices.
– Nuestras contradicciones.
Nuestra evolución personal.
Las prendas que nos envuelven son una buena forma de expresión de nuestros procesos vitales:
Comunicamos a través de ellas.

 

Os invito a que os unáis a la aventura de expresaros con mis pequeños tesoros.